Más de un plural chica

"El nuevo oscurantismo: La ofensa nuestra de cada día" por Oscar Larroca

2019.09.28 21:32 Enchilada_McMustang "El nuevo oscurantismo: La ofensa nuestra de cada día" por Oscar Larroca

El nuevo oscurantismo: La ofensa nuestra de cada día
Óscar Larroca
(Nota publicada en número 52 de "La Pupila")
Historia
"No existe la censura moral, solo la ideológica" Federico Fellini
La censura significa, ni más ni menos, la imposición de límites a la libertad de expresión. Antes bien, esa expresión puede estar habitada por la nobleza o ser denigrante y apologética de delitos. De todos modos, la censura a cualquiera de esas posibilidades expresivas será impuesta por sujetos con poder que han asumido la voluntad de silenciar todas las ideas contrarias a sus intereses, normas o convicciones religiosas. Esas ideas, controversiales y pasibles de ser censuradas se transmiten a través de la oralidad, la escritura o la imagen, siendo las artes (literatura y pintura, principalmente) los blancos preferidos por tiranos de diverso linaje. En efecto, al pincel, la pluma y la voz, se agregó un elemento tutelar: la tijera.
Podemos determinar los distintos tipos de censura en función de quienes la invocan: estatal y directa (como la llevada adelante por genocidas de la talla de Hitler y Stalin), estatal e indirecta (mediante recursos de amparo, decretos y leyes consensuadas en defensa de la minoridad y de una «moral media» pública), religiosa y directa (como la ejercida por la Santa Inquisición), y civil y directa (protagonizada por organizaciones civiles profascistas, organizaciones «familiares» provida, o colectivos de adscripción).
La censura moral estuvo ligada a las religiones monoteístas, las cuales han participado activamente durante siglos en la fiscalización de todo material producido por escritores, artistas visuales y dramaturgos. Así, se hizo tristemente famosa la «hoguera de las vanidades» organizada por Savonarola: un acto pedagógico y purificador hacia el pueblo florentino. Algo análogo a lo que en el transcurso de las centurias otros opresores han hecho usando también hogueras, potros de tormento, campos de exterminio, «justicias infinitas» y «guerras santas».
El argumento más utilizado a la hora de justificar la censura es la ofensa. En la Inglaterra del siglo XIX se pusieron de moda algunos eufemismos y circunloquios bajo ese fundamento. Llegó a ser impensable utilizar en sociedad la palabra leg (pierna), breast o su plural breasts (senos). Para que nadie pensara en las piernas, las de los pianos (piano legs) se disfrazaban con telas, y las patas de las mesas estaban cubiertas con largos manteles. Según el investigador G. Rattray Taylor, era incluso inaceptable preguntarle a una mujer en una cena: «May I serve you a leg of chicken?» («¿Le puedo servir una pierna de pollo?»). Tampoco se podía decir trousers (pantalones), mejor pues: femoral habiliments (prendas femorales).
En los países de habla hispana los rodeos léxicos se emplearon frecuentemente hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX. Los genitales, por obra y gracia del pecado original, se convirtieron en «partes pudendas», «las vergüenzas», «las partes menos honestas» y «las partes». Con la aparición de la censura como institución jurídica, los jueces debieron ser más precisos en la tipificación de las obras que incurrían en esa nueva figura delictiva. En principio, esta obligación legal y política por definir aspectos asociados a la ofensa o la discriminación fue asumida por el trabajo concreto (ad hoc) de los juristas que tienen por cometido trazar los límites de lo que es socialmente aceptable. Hasta el segundo tercio del siglo XX su trabajo consistía, en algunos casos, en determinar si el vello púbico podía ser mostrado en una escena cinematográfica, o cuándo exactamente un pene debía ser declarado en erección.
La Iglesia y el Estado han recorrido un imbricado y azaroso camino desde las persecuciones en tiempos del Imperio romano, pasando por el césaropapismo bizantino, las teocracias y el galicanismo, hasta los modernos Estados-nación, en los que el gobierno asume la totalidad del poder temporal en beneficio de la moral pública y la cohesión nacional por sobre la pluralidad de intereses y credos.
Volviendo al tema de la censura moral, en 1930, la Asociación de Productores Cinematográficos de Estados Unidos (MPPA) aprobó un código pudoroso, más conocido como Código Hays por el nombre de uno de sus mentores intelectuales, Will H. Hays, y conocido también como «La censura cinematográfica de Hollywood». Su marco regulatorio fiscalizaba las siguientes temáticas: crímenes, blasfemias, alcohol, danza, y, por cierto, el vestuario, la sexualidad y el desnudo. Hasta 1956 el código permaneció inalterado, pero entre ese año y 1963 tuvo sus modificaciones, inevitables, hasta su desaparición definitiva.
Medio siglo más tarde, la censura regresa de la mano de grupos que fomentan la corrección política y la defensa a todo aquel espectador que exprese haber padecido algún tipo de ofensa. Curiosamente, esos grupos pertenecen a movimientos políticos organizados vinculados a la izquierda, a la inversa de lo que sucedió históricamente donde los perseguidores estaban vinculados a corporaciones derechistas. Esta voluntariosa disposición de purificar de la plaza pública a los ofensores en nombre de «la verdad», se parece demasiado a la ideología totalitaria, hoy ejecutada por quienes ayer estaban comprometidos con la emancipación del sujeto. Obsérvese que estos colectivos progresistas son muy abiertos ante aquellas obras artísticas que evoquen el sadomasoquismo, la ingesta de drogas, la promiscuidad o la genitalidad (lo cual, en principio, habla acertadamente de quien no antepone «lo moral» por encima de la estética). A decir verdad, no manifiestan demasiados reparos ante la representación de la crudeza, la performance violenta o la pornografía. Solo disparan sobre la producción simbólica, por ejemplo, cuando el relato ofende a una raza (por ausencia, por contexto o por humor) o cuando ofende a la mujer (si el personaje es demasiado femenino, estereotipado o sumiso). También colocarán la mira sobre el autor de acuerdo a las acciones que llevó adelante en su vida privada.
“Dibujitos animados racistas y machistas”
Algunos colectivos afines a las minorías étnicas pidieron a Netflix que retire de su grilla la serie Friends, por considerarla racista y misógina. Al mismo tiempo aterrizaron en Hollywood para exigir a la industria del cine que incluya, para la elaboración de sus personajes de ficción, la diversidad racial, antropomórfica y sexual. Hay series para adolescentes como Popular (cuyo autor es Ryan Murphy, el libretista de Glee) en la que sus personajes son negros, coreanos, indios, latinos y descendientes de las tribus nativas de Norteamérica. También hay una cuota para adolescentes petisos (Zoey 101, de Nickelodeon) y otra para individuos transexuales. La señal FOX Premium anunció el comienzo de Pose, la primera serie subtitulada al español con lenguaje inclusivo («nosotres», «estimades amigues», etcétera). En Netflix sobreabundan los documentales apologéticos sobre drogas y las series con personajes homosexuales, pero al mismo tiempo la empresa cuenta con un «coordinador de intimidad» (un eufemismo para esquivar la palabra «censor»).
Con respecto a la «visibilización de la diversidad», esta no pasa por llevar a la ficción un personaje de cada etnia, género, cultura o talla corporal. La literalidad es patrimonio de la realidad (o de una parte de ella) pero no es un atributo de la ficción. Precisamente, esa cercanía con lo real ha provocado que algunos espectadores confundan simulacro con realismo, ficción con literalidad y humor con blasfemia. A tal punto que varios jóvenes estadounidenses exigieron a las autoridades de FOX y a los guionistas de la serie animada Los Simpsons que suprimieran de la serie al personaje Apu por considerarlo un estereotipo ofensivo hacia la raza india. Es decir, por un lado, existe un reclamo para que se habilite una cuota étnica y racial, pero por otro lado, si los guionistas incurren en alguna «broma cruel» (el italiano mafioso, el policía corrupto, el clérigo pedófilo, el indio lleno de hijos, la mucama mexicana) se evoca la etiqueta de la ofensa y se exige su retiro. En el año 2019, la empresa Disney decidió eliminar de Toy Story 2 una escena donde asoma un aparente hecho de acoso sexual. La escena transcurre dentro de la caja donde se encuentra Oloroso Pete y dos muñecas Barbie. Esto es lo que dice el muñeco: «Ustedes dos son de verdad idénticas. Puedo conseguirles un papel en Toy Story 3». Tras esta frase, el personaje mira a la cámara y advierte que lo están grabando: «Perdón. ¿Es la toma? Bueno, chicas. Fue un verdadero gusto. Y cuando quieran que les dé consejos de actuación será un placer ayudarlas». La escena hace referencia a lo que en Estados Unidos se conoce como casting coach, o «casting sábana» en el Río de la Plata, acoso denunciado por muchas actrices.
“Libros machistas para niños”
Una escuela pública de la localidad española de Sarriá (Barcelona) ha retirado de su biblioteca 200 títulos porque no son del agrado de los defensores de esta nueva agenda de derechos. «Cuentos emblemáticos como La leyenda de San Jordi, Caperucita roja o La bella durmiente son ejemplares de historias tóxicas en perspectiva de género». La censura se ha llevado a cabo después de un «análisis exhaustivo de su contenido» […] «Se ha concluido que la mayoría de los personajes femeninos son secundarios y se les atribuyen tareas de cuidados o maternidad o tienen roles relacionados con el amor» (sic). De hecho, solo el 11 % de los libros han sido considerados «positivos en perspectiva de género». Vale entender que estos personajes «positivos» carecen de relieve y conflictos: no tienen, por ejemplo, atributos vinculados al cuidado doméstico (de hermanos o ancianos), ni están vinculados a la maternidad («un estereotipo impuesto por el patriarcado y la heteronorma», dicen). La institución alega que «los cuentos que son sexistas pueden contribuir, a la larga, a actitudes machistas o, incluso, de violencia de género». Es decir, si un niño lee el «sexista» La bella durmiente, puede provocar que acabe siendo un maltratador de mujeres.
La crítica literaria española Ana Garralón se pregunta qué harán con los títulos censurados: ¿Acaso quemarlos, como hacían los nazis y los comunistas con los libros que consideraban incorrectos? La Constitución española ampara en su Artículo 20 el derecho a la creación literaria y prohíbe expresamente la censura previa, por lo que los censores se apresuraron a precisar que Caperucita roja finalmente no sería retirado, «si bien no había pasado el test» (sic).
Para Garralón, censurar libros destinados a los niños es una práctica tan arcaica como la historia del libro y de la pedagogía. A fines de la década de 1990 varios lectores se quejaron de que en el bestseller ¿Dónde está Wally? «aparecía una mujer en topless». Un poco de escándalo fue suficiente para «vestirla» en su siguiente tiraje de imprenta. Todo este control y amenazas veladas repercuten en los hacedores de libros: escritores, editores e ilustradores. La ambigüedad, necesaria en la literatura, empieza a evaporarse. El humor, que se basa en la parodia y en ridiculizar, es uno de los grandes ausentes. Y nadie quiere que le acusen de ofender a los demás.
En la década de 1980 se comenzó a utilizar en una universidad estadounidense el término «políticamente correcto» para evitar las ofensas, acaso como un reflote involuntario de los eufemismos creados por los ingleses a mediados del siglo XIX. En lugar de decir «negro» se debe decir «persona de color» o «afroamericano», entre otras recomendaciones de un muy extenso listado que busca suavizar los calificativos considerados como humillantes. En 1990, el comediante estadounidense James Finn Garner publicó un libro donde aplicaba esta norma. El volumen se tituló Cuentos infantiles políticamente correctos. El de Caperucita roja comienza así: «Érase una vez una persona de corta edad llamada Caperucita Roja, que vivía con su madre en la linde de un bosque. Un día, su madre le pidió que llevase una cesta con fruta fresca y agua mineral a casa de su abuela, pero no porque lo considerara una labor propia de mujeres, sino porque ello representaba un acto generoso que contribuía a afianzar la sensación de comunidad.»
Garralón observa que la literatura en general y los libros para niños en particular se empiezan a leer bajo una mirada hipersensible. Blancanieves es considerada inmoral por convivir con siete enanitos y, desde luego, se persigue a las princesas por perpetuar «modelos patriarcales» (excepto las que se «deconstruyen»: no se depilan las axilas y eructan). Como se sabe, paralelamente a la censura ejercida por «otro más poderoso» debemos considerar la autocensura: reflejo voluntario o involuntario en el autor como consecuencia de estos sojuzgamientos sociales. Por lo tanto ¿cómo escribir sin temor ante esa vigilancia en un mundo que está leyendo todo de manera literal?
En Alemania, un clásico como La pequeña bruja, de Otfried Preussler, está siendo revisionado para que se suprima del texto a dos personajes: un niño disfrazado de esquimal y otro de niño negro. La editorial negocia duramente con los herederos, quienes se defienden diciendo que el autor no era racista. Pero eso no será relevante: la policía del pensamiento tendrá la última palabra.
No importa la procedencia del escritor ni lo que hayas escrito, dice Garralón. Si el autor osó escribir la palabra «negro» para referirse a un personaje de piel negra, toda su obra será cuestionada. Los valores estéticos no son tomados en cuenta. Cada grupo, además, tiene una legión de «escritores» que inspeccionarán los cuentos (los libres de derechos de autor) para readaptarlos según sus consignas. El caso más reciente es una versión de El Principito, titulado La Principesa. Las autoras indican que, además de ser una traducción de género, «se reescribe con una mujer protagonista que viaja a planetas donde los oficios son desempeñados indistintamente por hombres y mujeres, donde los animales reciben un trato más amable que en la obra original y la rosa se ha transformado en un clavel» (sic). No es posible imaginar qué cosa podría haber respondido Antoine de Saint-Exupéry ante la frase «…los animales reciben un trato más amable que en la obra original…».
“Arte machista para adultos”
Hasta aquí, un ligero resumen de lo que acontece en el mundo editorial. ¿Pero qué sucede con aquellos artistas que nos han legado una obra artística extraordinaria pero sus vidas privadas son objeto de condena? En los últimos dos años, Gustave Courbet, Auguste Rodin, Pablo Picasso, Charles Dickens, Albert Einstein, James Joyce, Steve McQueen, Robert Crumb, Mick Jagger, Morgan Freeman, John Belushi, Quentin Tarantino, Jorge Lanata, Alfredo Casero, Ricardo Darín y Osvaldo Laport han sido algunos de los muchos creadores, políticos, actores, periodistas y hombres de ciencia señalados como misóginos.
En el Reino Unido, la Manchester Art Gallery retiró una pintura del prerrafaelista William Waterhouse, Hilas y las ninfas (1896), para «abrir un diálogo en torno al papel de la mujer en el arte». En España, doce mil personas firmaron un manifiesto para que se retirara de una muestra transitoria la pintura Térèse soñando (1938), de Balthus: una jovencita que deja ver, de manera provocativa, su ropa interior.
La lista no se detiene allí. Woody Allen ha sido descalificado como depravado y señalado como un sujeto execrable que mantuvo una relación incestuosa con su hija adoptada, mientras Kevin Spacey fue denunciado como acosador. El documental Leaving Neverland (Dan Reed, 2019) aborda en sus casi cuatro horas de duración los abusos sexuales perpetrados por Michael Jackson. Si bien todas estas conductas deben ser evaluadas y condenadas en los estamentos legales correspondientes, los activistas intentan desplazar el repudio hacia las creaciones artísticas de los acusados. Así, los detractores han presionado a las instituciones culturales, sellos cinematográficos y cadenas de distribución para que las obras de los nombrados fueran quitadas de las galerías (Pablo Picasso), se les rescindiera sus contratos cinematográficos (Woody Allen, Kevin Spacey) o se los purgara de alguna serie de dibujos animados (Michael Jackson). Resta saber quiénes son los mentores principales que —acechando bajo el argumento del oprobio y las prendas de la diversidad— contribuyen con cuantiosos recursos económicos para que toda esta cacería planetaria sea simultánea, sistemática y organizada.
“Racismo”
En mayo del año 2019, la escuela secundaria George Washington de la ciudad de San Francisco decidió invertir 600.000 dólares para destruir una serie de trece murales que cubren 150 metros cuadrados y narran la historia del primer presidente estadounidense, George Washington. El autor de las obras, Victor Arnautoff, fue un artista soviético que había emigrado a Estados Unidos y que en la década de 1930 pintó murales en edificios públicos para la Administración de Trabajo del gobierno, un proyecto de Franklin Roosevelt para darle empleo a artistas desempleados por la Gran Depresión. En los murales de Arnautoff, Washington les da órdenes a sus esclavos, los exploradores matan indios y el prócer aparece rodeado de sirvientes.
La escuela eliminó esas pinturas, no porque defiendan la idea de un prócer impoluto, sino porque «la presentación de minorías solo como víctimas es una agresión a nuestro alumnado. Queremos brindarles a nuestros alumnos un ambiente seguro» (sic).
En Uruguay, en el año 2018, se suscitó una polémica a propósito de un cartel en el que se muestra a una mujer negra amamantado a un bebé blanco. El afiche respondía a la convocatoria anual que hacen los organizadores de la fiesta de la Patria Gaucha, en Tacuarembó. El MIDES, a través de la ministra Marina Arismendi, lo consideró «racista y retrógrado» («Nos atrasa un siglo y medio», dijo la ministra). Del mismo modo que alguien podría haberse visto afectado por alguna razón genuina (tatarabuelos negros y esclavos), también se podría ver un homenaje a la relación desinteresada entre una nodriza y un niño que necesitaba alimento. Se podrá refutar que quienes así opinan tienen una mirada ingenua y pastoril a propósito del sufrimiento que padecieron los esclavos. Sin embargo, podría haber tanto racismo en quien pide que se retire la figura de la mujer negra, como en quien utilizó la estampa de la misma mujer para promover un evento folclórico.
La Diputada por el Partido Nacional, Gloria Rodríguez Santo (una legisladora de piel negra), escribió lo siguiente: «Es en esa imagen del “ama de leche”, quizás por nuestro orgullo de ser afrodescendientes, que vemos un mensaje mucho más profundo y positivo que a la época o a las prácticas nefastas a las que pueda retrotraer.»
En Londres, la guionista británica Karla Marie Sweet se quejó de que no entendía la ausencia de actores negros en la exitosa serie de HBO Chernóbil, basada en la tragedia ocurrida en 1986 en la central nuclear de la Ucrania soviética. Sweet explicó en Twitter que se sentía «decepcionada» al ver «un programa exitoso con un elenco masivo» que invisibiliza a «las personas de color» (sic). En respuesta, uno de los comentaristas le respondió: «No había personas “de color” porque en esa zona de la ex Unión Soviética el tipo racial predominante es el blanco-rubio». Luego de ese intercambio, la guionista restringió el acceso a su cuenta. Pero, como señalé más arriba, la censura está dirigida no solo a la obra, sino también a sus autores. Si esos creadores, además, tienen un oscuro pasado en sus vidas privadas, tanto mejor. En este momento de revisionismo, un grupo de historiadores descubrió —hurgando en documentos y testimonios de su biografía— que Mahatma Gandhi llegó a abrazar el racismo durante su juventud. El objetivo es desacreditar sus acciones y echar por tierra su consagración como sujeto pacifista y líder de masas.
“Ciencia racista y misógina”
Según relata el crítico Jorge Barreiro, un grupo de estudiantes de la Universidad de las Artes de Filadelfia pidió que no se dejara hablar, y que se despidiera, a la profesora —y feminista— Camille Paglia, una de sus académicas más prestigiosas, por sus críticas al feminismo hegemónico, a la teoría posmoderna del constructivismo sociocultural —personificado, según ella, en Foucault y Derrida— y a su oposición a la discriminación positiva en favor de las mujeres por considerarla una forma de minusvalorarlas. El rector se negó, finalmente, a las pretensiones censoras de los estudiantes. En algunas universidades australianas las carreras de los astrónomos y astrofísicos no dependen solo de sus méritos académicos, sino también de sus identidades personales —varón, blanco y heterosexual corren últimamente con desventaja— y de sus antecedentes en asuntos de «diversidad». Para aspirar a cargos y recursos —en astronomía— se exige al interesado que escriba una «declaración sobre diversidad» (sic).
A la psicóloga y socióloga estadounidense Linda Gottfredson le cancelaron una conferencia en la Universidad de Gotemburgo por sostener cosas tan «inauditas» como que hay evidencia de que algunas pautas conductuales no obedecen solo a construcciones sociales, sino también a factores genéticos. Se le comunicó que su invitación había sido anulada debido a las protestas de otros investigadores que sostenían que «las conclusiones no igualitarias» de Gottfredson contravenían las normas éticas del organizador. Pero la coerción hacia quienes piensan distinto no se suscita solo con la ciencia; el oscurantismo también afecta a principios democráticos y de igualdad largamente arraigados en nuestra tradición republicana, como la presunción de inocencia, el derecho a un juicio imparcial, y a la libertad de creación artística, que ya se suponía a resguardo de los imperativos religiosos o morales. La carrera académica del profesor y abogado Ronald S. Sullivan Jr., el primer decano negro de la historia de Harvard, llegó a su fin cuando las autoridades de la universidad anunciaron que no le renovarían su mandato. Su pecado fue el de haberse sumado al equipo de defensa de Harvey Weinstein, el productor de Hollywood acusado de abusos sexuales y que disparó la creación del movimiento #MeToo. Los estudiantes consideraron que Sullivan «ya no era de fiar como académico» (sic). Se deduce que, para las autoridades de Harvard, una conquista civilizatoria como la presunción de inocencia —rubricada en la Constitución— y el derecho a disponer de abogados defensores, son meros detalles que deben sacrificarse en el altar de la lucha contra el sexismo.
Hay muchos más ejemplos de descalificación moral hacia los científicos «heréticos». La prueba más categórica es la reciente creación de la revista Journal of Controversial Ideas, para que los académicos que escriben sobre temas controvertidos (¿habrá algún tema científico que no haya sido controvertido en algún momento?) puedan publicar… anónimamente. Entiéndase bien: se está empujando a quienes tienen el genuino derecho a discrepar a que lo hagan, pero desde las sombras.
Uno de sus promotores, el profesor de filosofía de la Universidad de Oxford, Jeff McMahan, recordó que «Las amenazas de fuera de la universidad suelen provenir más de la derecha. Las amenazas a la libre expresión y a la libertad académica en el seno de la universidad suelen provenir de la izquierda».
Según Barreiro, sobre el clima intelectual imperante en la facultad de Ciencias Sociales de Uruguay, el profesor Nicolás Trajtenberg ha llegado a sufrir la estigmatización y la descalificación de quienes no adhieren a las corrientes de la izquierda identitaria hegemónica. Cualquiera que se atreva a desafiar el canon —marxismo cultural, feminismo de género y políticas identitarias en general— es tachado de sexista, racista, homófobo, islamófobo o «neoliberal» —incluso fascista, llegado el caso— porque, cuando se va escaso de argumentos, no hay mejor recurso que la descalificación ad hominem, previa alegación de ofensa. La advertencia para los futuros investigadores es clara: hay temas «sensibles» que no conviene abordar. No decir en público lo que se piensa en privado por temor al descrédito o el estigma es una decisión bastante corriente. Esto erosiona la libertad académica y de expresión en general, el progreso del conocimiento y hasta algunos principios básicos del orden democrático. Todo hallazgo científico —tanto de las ciencias naturales como de las sociales— debería ser impugnado, contradicho o cuestionado. ¿Por qué no refutar a Carl, a Paglia, a Gottfredson y a Sullivan? ¿Qué mal podría derivarse de confrontar ideas rivales?
Los ya célebres «espacios seguros» que reclaman los estudiantes en los campus anglosajones no refieren solo al acoso sexual o a que las autoridades eliminen «murales ofensivos». Un «espacio seguro» es también aquel en el que el educando se halla «a resguardo de las ideas que le hacen mal» (sic). Por tanto, esas ideas se suprimen.
Corolario
La idea de ficción, que madura en la Europa medieval con la eclosión de la novela, se ha quebrantado de forma grave en el siglo XXI, lo cual atenta contra su sentido de existencia. Hoy, si esa ficción quiere dar lucha por su libertad —en el debido marco del respeto y de lo que se supone se debe interpretar por humor o estereotipo—, deberá enfrentarse a dudosas adaptaciones, modificaciones, y formar parte de listas negras o escraches. Hace un tiempo anduvo circulando en las redes sociales un listado de «las diez canciones más misóginas de la música uruguaya» (sic). En el podio se hallaba el tema La hermana de la coneja (Jaime Roos/ Raúl Castro), pero las más cuestionadas siguen siendo las letras de tangos. «El tango no ha ofrecido una imagen de mujer autónoma y de avanzada, sino que tiene un claro componente machista y paternalista en sus letras, pero queremos otro tango» (sic), reclamó la senadora uruguaya Constanza Moreira, volviendo a confundir ficción con literalidad y testimonio histórico con ofensa y culpa social.
Varios observadores han advertido que en la historia contemporánea, quienes mejor han aplicado la lógica de estas acciones censoras, han sido aquellos regímenes donde universidad pública, partido y Estado son uno solo.
En suma, cuando las estructuras de poder aspiran a la prolongación inerte de sus dogmas, el artista y su obra terminan impugnados o directamente eliminados. A ese artista entonces se le teme, como se le temió a Masaccio, a Klimt, a Bellmer, a Manet, a Zola y a Onetti. Varios de ellos, expatriados o encarcelados. El humor, el arte, la libertad de expresarse fundada en la lengua «convencional» y —sobre todo— en la capacidad de simbolizar, se arrojan a la censura. Así como el Ku Klux Klan ordenó una fogata con discos de los Beatles en Texas en 1966, los nuevos emisarios del oscurantismo procuran arrojar a una nueva hoguera las obras que no se ajustan a los parámetros de sus agendas progresistas.
En consecuencia, la censura contra un arte que no se aviene a sus esquemas siembra el desprecio por el arte y la cultura, elimina el diálogo, fomenta la intolerancia y promueve la violencia. Será el triunfo de una literalidad plana bajo el cercenamiento a las libertades. Será, en nombre de la ofensa, el triunfo del fascismo.
submitted by Enchilada_McMustang to uruguay [link] [comments]


2018.03.16 05:51 master_x_2k Interludio I Danny

Capítulo Anterior < Indice > [Capitulo Siguiente]()

________________________Interludio I: Danny________________________

“No sabemos cuánto tiempo él había estado ahí. Suspendido sobre el océano Atlántico. El 20 de Mayo de 1982, un crucero viajaba de Plymouth a Boston cuando un pasajero lo vio. Estaba desnudo, sus brazos a su lado, su largo pelo volando en el viento mientras estaba de pie en el cielo, casi a 30 metros sobre las gentiles olas. Su piel y pelo solo pueden ser descritos como oro pulido. Sin bello corporal o ropa que lo cubra, se dice, el se veía casi artificial.
“Después de una discusión que incluía a pasajeros y tripulación, el crucero se desvió para acercarse. Era un día soleado, y los pasajeros se amontonaron contra la barandilla para poder verlo mejor. Como si compartiera su curiosidad, la figura se acercó también. Su expresión inmutable, pero los testigos en la escena reportaron que parecía profundamente triste.
“’Pensé que él iba a quebrarse y llorar en cualquier momento’, dijo Grace Lands, ‘Pero cuando me estire y toque la punta de sus dedos, fui yo el que se echó a llorar.’
“‘Ese viaje en bote era mi viaje final. Tenía cáncer, y no tenía el valor suficiente para enfrentarlo. No puedo creer que estoy admitiendo esto en frente de una cámara, pero regresaba a Boston, donde nací, para acabar con mi mismo. Después de conocerlo, cambie de parecer. No importo de todas formas. Fui a un doctor, y dijo que no había rastro de que alguna vez tuviera la enfermedad.’
“‘Recuerdo que mi hermano, Andrew Hawke, fue el último pasajero en tener algún contacto con él. Subió a la barandilla, y, casi cayéndose, tomó la mano del hombre dorado. El resto de nosotros tuvo que sostenerlo para que no se cayera. Lo que sea que sucedió lo dejó cayado del asombro. Cuando el hombre de la piel dorada se fue volando, mi hermano se quedó en silencio. El resto del camino a Boston, mi hermano no dijo una palabra. Cuando desembarcamos, y el efecto se rompió finalmente, mi hermano balbuceaba como un niño emocionado a los reporteros.’”
“El hombre dorado reaparecería muchas veces más a lo largo de los meses y años. En algún punto, se puso ropas. Al principio, una sábana vestida sobre un hombro y fijada a ambos lados de la cadera, luego ropas más convencionales. En 1999, se puso el leotardo blanco que aun viste hoy. Por más de una década, nos preguntamos, ¿Donde consiguió nuestro hombre dorado estas cosas? ¿Con quién estaba en contacto?
“Periódicamente al principio, entonces con un aumento de frecuencia, el hombre dorado comenzó a intervenir en tiempos de crisis. Para eventos tan pequeños como el choque de un auto, tan grandes como desastres naturales, ha llegado y usado sus habilidades para salvarnos. Un resplandor de luz para congelar agua reforzando un dique debilitado por un huracán. Un acto terrorista prevenido. Un asesino serial atrapado. Un volcán calmado. Milagros, se decía.
“Su paso aumento, tal vez porque todavía estaba aprendiendo lo que podía hacer, tal vez porque estaba desarrollando un mejor sentido de donde era necesitado. Para mitad de los 90s, viajaba de crisis en crisis, volando más rápido que la velocidad del sonido. En quince años, no descansó.
“Solo se sabe de una vez que hablo en treinta años. Después de extinguir un incendio masivo en Alexandrovsk, él se detuvo para examinar la escena y estar seguro que no quedaran llamas. Un reportaron le hablo, y le pregunto, ¿‘Kto vy?’ - ¿Qué eres?
“Conmocionando al mundo, captado en cámara en una escena repetida innumerables veces, el respondió en una voz que sonaba como si nunca hubiera producido un sonido antes. Apenas perceptible, le dijo, ‘Scion’.
“Se convirtió en el nombre que usamos para él. Irónicamente, por que tomamos una palabra que significa descendiente, y la usamos para nombrar al primero de muchos individuos con superpoderes – parahumanos - en aparecer a lo ancho de la Tierra.
“Solo cinco años después de la primera aparición de Scion, los superhéroes emergieron de la cobertura del rumor y el secreto para mostrarse al público. Aunque los villanos siguieron poco después, fueron los héroes los que rompieron cualquier ilusión de que los parahumanos fueran figuras divinas. En 1989, intentando apaciguar un disturbio causado por un juego de basquetbol en Michigan, el superhéroe conocido por el público como Vikare intervino, solo para ser aporreado en la cabeza. Murió no mucho después de una embolia cerebral. Mas tarde, seria revelada su identidad como Andrew Hawke.
“La era dorada de los parahumanos fue de esta forma muy corta. No eran las figuras divinas que habían parecido ser. Los parahumanos eran, después de todo, gente con poderes, y la gente tiene defectos. Las agencias gubernamentales tomaron una mano más firme, y los estado-“
La televisión se apagó, y la pantalla se volvió negra, cortando el documental a mitad de la oración. Danny Hebert suspiro y se sentó en la cama, solo para pararse un momento después y empezar a caminar de un lado a otro.
Eran las tres y cuarto de la mañana, y su hija Taylor no estaba en su cuarto.
Danny se pasó las manos por el pelo, que era lo suficientemente delgado como para estar más cerca de la calvicie que no. Le gustaba ser el primero en llegar al trabajo, observando a todos llegar, haciéndoles saber que estaba allí para ellos. Así que, por lo general, se acostaba temprano; se acostaría a las diez de la noche, más o menos dependiendo de lo que estuviera en la televisión. Solo esta noche, pasada la medianoche, se había sentido perturbado por un sueño inquieto cuando sintió, en vez de oír, el cierre de la puerta trasera de la casa, justo debajo de su dormitorio. Había buscado a su hija, y había encontrado su habitación vacía.
Así que esperó a que su hija volviera por tres horas.
Incontables veces, había mirado por la ventana, esperando ver entrar a Taylor.
Por vigésima vez, sintió el impulso de pedirle ayuda a su esposa, por consejo, por apoyo. Pero su lado de la cama estaba vacío y lo había estado durante algún tiempo. Diariamente, al parecer, le daba el impulso de llamar a su teléfono celular. Sabía que era estúpido, ella no contestaría, y si él le daba vueltas a eso por mucho tiempo, se sentía enojado con ella, lo que hacía que se sintiera peor.
Se preguntó, incluso cuando sabía la respuesta, por qué no le había dado a Taylor un teléfono celular. Danny no sabía lo que estaba haciendo su hija, lo que la llevaría a salir de noche. Ella no era de ese tipo. Podía decirse a sí mismo que la mayoría de los padres se sentían así por sus hijas, pero al mismo tiempo, él lo sabía. Taylor no era social. No iba a fiestas, no bebía, ni siquiera estaba interesada en el champán cuando celebraban juntos el Año Nuevo.
Dos posibilidades siniestras seguían fastidiándolo, ambas demasiado creíbles. La primera fue que Taylor había salido a tomar aire fresco, o incluso a correr. Ella no era feliz, especialmente en la escuela, él lo sabía, y el ejercicio era su forma de resolverlo. Podía verla hacerlo un domingo por la noche, con una nueva semana en la escuela que se avecina. Le gustaba que correr la hiciera sentirse mejor consigo misma, que parecía estar haciéndolo de una manera razonable y saludable. Solo odiaba que ella tuviera que hacerlo aquí, en este vecindario. Porque aquí, una chica delgada en su adolescencia era un objetivo fácil para el ataque. Un asalto o algo peor: ni siquiera podía articular la peor de las posibilidades en sus propios pensamientos sin sentirse físicamente enfermo. Si ella hubiera salido a las once de la noche a correr y no había regresado a las tres de la mañana, eso significaba que algo había sucedido.
Miró por la ventana otra vez, en esa esquina de la casa donde el charco de iluminación bajo la luz de la calle le permitiría verla acercándose. Nada.
La segunda posibilidad no fue mucho mejor. Sabía que Taylor estaba siendo hostigada. Danny lo descubrió en enero, cuando sacaron a su hija de la escuela y la llevaron al hospital. No a la sala de emergencias, sino la sala psiquiátrica. Ella no diría por quién, pero bajo la influencia de las drogas que le habían dado para calmarse, había admitido que estaba siendo victimizada por matones, usando el plural para darle una pista de que era un ellos y no un él. o una ella. Ella no lo había mencionado, el incidente o el acoso, desde entonces. Si él empujaba, ella solo se ponía tensa y se volvía más retraída. Él se había resignado a dejarla revelar los detalles en su propio tiempo, pero habían pasado meses sin que le ofreciera indicios ni pistas.
Había muy poco que Danny podía hacer sobre el tema. Había amenazado con demandar a la escuela después de que su hija había sido llevada al hospital, y la junta escolar había respondido llegando a un acuerdo, pagando sus facturas del hospital y prometiéndoles que la protegerían para evitar que tales eventos ocurrieran en el futuro. Era una débil promesa hecha por un personal con exceso de trabajo crónico y no hizo nada para aliviar sus preocupaciones. Sus esfuerzos para que ella cambiara de escuela habían sido obstinadamente contrarrestados con reglas y regulaciones sobre los tiempos máximos de viaje que un estudiante podía tener entre el hogar y una escuela determinada. La única otra escuela a una distancia razonable del lugar de residencia de Taylor era Arcadia High, y ya estaba abarrotada de gente desesperada con más de doscientos estudiantes en una lista solicitando ser admitidos.
Con todo eso en mente, cuando su hija desapareció hasta la mitad de la noche, no pudo evitar la idea de que los matones la hubieran atraído con chantajes, amenazas o promesas vacías. Solo sabía sobre un único incidente, el que la había llevado al hospital, pero había sido grotesco. Se había implicado, pero nunca se revelado, que habían estado sucediendo más cosas. Podía imaginarse a estos chicos o chicas que estaban atormentando a su hija, incitándose unos a otros mientras inventaban formas más creativas de humillarla o dañarla. Taylor no había dicho mucho en voz alta, pero lo que estaba sucediendo había sido tan malvado, persistente y amenazante que Emma, ​​la amiga más íntima de Taylor durante años, había dejado de pasar tiempo con ella. Le irritaba.
Impotente. Danny estaba indefenso donde contaba. No había ninguna acción que pudiera tomar: su única llamada a la policía a las dos de la mañana solo le había dado una explicación cansada de que la policía no podía actuar ni buscarla sin algo más con que trabajar. Si su hija todavía estaba desaparecida después de doce horas, le habían dicho que debería llamarlos de nuevo. Todo lo que podía hacer era esperar y rezar con el corazón en la garganta para que el teléfono no sonara, un oficial de policía o una enfermera al otro lado listos para contarle lo que le había sucedido a su hija.
La más mínima vibración en la casa marco el escape del aire cálido de la casa al frío exterior, y hubo un silbido amortiguado cuando la puerta de la cocina se cerró de nuevo. Danny Hebert sintió una emoción de alivio junto con un miedo abyecto. Si bajaba a buscar a su hija, ¿la encontraría sufriendo o herida? ¿O su presencia empeoraría las cosas si su propio padre viera en su punto más vulnerable después de la humillación a manos de los matones? Ella le había dicho, en todos los sentidos, excepto expresado en voz alta, que no quería eso. Ella le había suplicado, con lenguaje corporal y contacto visual evitado, frases sin terminar y cosas sin decir, que no pregunte, no presione, no vea, cuando se trataba de la intimidación. No pudo decir por qué, exactamente. El hogar era un escape de eso, había sospechado, y si reconocía el acoso, lo hacía realidad aquí, tal vez no tendría ese alivio. Tal vez era una pena que su hija no quisiera que él la viera así, no quería ser tan débil delante de él. Realmente esperaba que ese no fuera el caso.
Así que se pasó los dedos por el cabello una vez más y se sentó en la esquina de la cama, con los codos en las rodillas, las manos en la cabeza y mirando la puerta cerrada de su dormitorio. Sus orejas estaban peladas por la menor pista. La casa era vieja, y no había sido un edificio de alta calidad cuando había sido nueva, por lo que las paredes eran delgadas y la estructura propensa a hacer ruido en cada oportunidad. Hubo un leve sonido de una puerta cerrándose abajo. ¿El cuarto de baño? No sería la puerta del sótano, no había razón para que ella bajara allí, y no podía imaginar que era un armario, porque después de dos o tres minutos, la misma puerta se abrió y se cerró de nuevo.
Después de que algo golpeó en la encimera de la cocina, hubo poco más que un gruñido ocasional de las tablas del suelo. Cinco o diez minutos después de que ella entrara, se produjo el crujido rítmico de las escaleras cuando ella subió. Danny pensó en aclarar su garganta para hacerle saber que estaba despierto y disponible si ella llamaba a su puerta, pero decidió no hacerlo. Estaba siendo cobarde, pensó, como si la limpiar su garganta hiciera realidad sus temores.
Su puerta se cerró con cuidado, casi inaudible, con el más leve toque de puerta en el marco de la puerta. Danny se levantó abruptamente, abriendo su propia puerta, listo para cruzar el pasillo y tocar la puerta de ella. Para verificar que su hija estaba bien.
Fue detenido por el olor a mermelada y tostadas. Ella había hecho una merienda nocturna. Lo llenó de alivio. No podía imaginar a su hija, después de haber sido asaltada, atormentada o humillada, llegando a casa para brindar con mermelada como bocadillo. Taylor estaba bien, o al menos, estaba lo suficientemente bien como para dejarla sola.
Dejó escapar un estremecedor suspiro de alivio y se retiró a su habitación para sentarse en la cama.
El alivio se convirtió en ira. Estaba enojado con Taylor, por hacer que se preocupara, y luego ni siquiera se desviarse de su camino para hacerle saber que estaba bien. Sintió un resentimiento latente hacia la ciudad, por tener barrios y personas en las que no podía confiar a hija. Odiaba a los matones que atacaban a su hija. Detrás de todo, había frustración consigo mismo. Danny Hebert era la única persona que podía controlar en todo esto, y Danny Hebert no había hecho nada que importara. No había recibido respuestas, no había detenido a los agresores, no había protegido a su hija. Lo peor de todo fue la idea de que esto podría haber sucedido antes, con él simplemente durmiendo a través de ello en lugar de quedarse despierto.
Se contuvo de entrar a la habitación de su hija, gritarle y exigirle respuestas, incluso si era lo que quería, más que nada. ¿Dónde había estado ella? ¿Qué había estado haciendo? ¿Estaba herida? ¿Quiénes eran estas personas que la atormentaban? Sabía que, al confrontarla y enojarse con ella, haría más daño que bien, amenazaría con cortar cualquier vínculo de confianza que hubieran forjado entre ellos.
El padre de Danny había sido un hombre poderoso y fornido, y Danny no había obtenido ninguno de esos genes. Danny había sido un nerd cuando el término todavía era joven en la cultura popular, delgado, torpe, miope, gafas, mal sentido de la moda. Lo que había heredado era el temperamento famoso de su padre. Rápido para levantarse y sorprendente en su intensidad. A diferencia de su padre, Danny solo había golpeado a alguien con ira dos veces, las dos veces cuando era mucho más joven. Dicho eso, al igual que su padre, él podía lanzarse en diatribas que dejarían a la gente temblando. Durante mucho tiempo, Danny había visto el momento en que comenzó a verse a sí mismo como un hombre, un adulto, como el momento en el que se había jurado a sí mismo que nunca perdería la paciencia con su familia. Él no le pasaría eso a su hijo como su padre se lo pasó a él.
Nunca había roto ese juramento con Taylor, y sabiendo que eso era lo que lo mantenía encerrado en su habitación, caminando de un lado a otro, con el rostro enrojecido y queriendo golpear algo. Si bien nunca se había enojado con ella, nunca le había gritado, sabía que Taylor lo había visto enojado. Una vez, él había estado en el trabajo, hablando con un ayudante del alcalde. El hombre le había dicho a Danny que los proyectos de reactivación de los muelles estaban siendo cancelados y que, contrariamente a las promesas, iban a haber despidos en lugar de nuevos empleos para los ya beligerantes trabajadores portuarios. Taylor había pasado la mañana en su oficina con la promesa de que saldrían por la tarde, y había estado en posición de verlo explotar de la peor manera con el hombre. Cuatro años atrás, había perdido los estribos con Annette por primera vez, rompiéndose el juramento. Esa había sido la última vez que la había visto. Taylor no había estado allí para verlo gritarle a su madre, pero estaba bastante seguro de haber escuchado algo de eso. Lo avergonzó.
La tercera y última vez que había perdido los estribos donde Taylor estaba en condiciones de saberlo había sido cuando ella había sido hospitalizada después del incidente en enero. Había gritado al director de la escuela, que se lo merecía, y al entonces profesor de biología de Taylor, que probablemente no. Había sido tan malo que una enfermera había amenazado con llamar a un oficial de policía, y Danny, apenas satisfecho, había salido del pasillo a la habitación del hospital para encontrar a su hija más o menos consciente y con los ojos muy abiertos en reacción. Danny albergaba un profundo temor de que la razón por la que Taylor no había ofrecido ningún detalle sobre el acoso fuera por temor a que él, en cólera ciega, hiciera algo al respecto. Le hizo sentirse mal, la idea de que él podría haber contribuido algo al aislamiento autoimpuesto de su hija en la forma en que estaba lidiando con sus problemas.
Le tomó a Danny mucho tiempo calmarse, ayudado diciéndose a sí mismo una y otra vez que Taylor estaba bien, que estaba en casa, que estaba a salvo. Fue una bendición que, cuando la ira se desvaneció, se sintió agotado. Se subió al lado izquierdo de la cama, dejando el lado derecho vacío por un hábito que todavía no había roto, y se cubrió con las mantas.
Él hablaría con Taylor por la mañana. Obtendría una respuesta de algún tipo.
Esa noche soñó con el océano.

Capítulo Anterior < Indice > [Capitulo Siguiente]()

Si hay algún voluntario para QA (edición, corrección) o traducción envieme un PM o deje un comentario.

Capítulo nuevo el Lunes a la 1PM (GMT+3) en Zero's Lair Seriales. Y más tarde aqui en Parahumanos.

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2017.04.15 06:32 Direccionalista [CRITICA] Me gustaría escribir!

Que tal, en la actualidad me gustaría aprender a escribir y quiero hacer una novela. Mi intención es postear lo que llevo y que ustedes me digan que opinan y que me corrijan, muchas gracias de antemano.
*Llegan a un bar, solo se burlan de la película, pero en su mente intenta recordar a la chica como se veía, como si intentara compararla con las demás chicas del lugar, ojea a las demás personas del bar, a lo que súbitamente se da cuenta que ella está ahí, pero el inmediatamente se voltea para no ser descubierto, intenta verla por asomo *
La noche pasa sin ninguna novedad, de vez en cuando la observa, se pregunta y si de verdad voy? - ¿Porque no? - Claro que no, no funcionaria - Pues él “no “ya lo tienes, además mira, solo viene con amigas, talvez no tenga un novio - No tiene caso, yo no soy así - ¿Entonces cómo eres? - ¿Más tranquilo, no tan temerario? - Eres un ridículo eso es lo que eres, bueno entonces intenta un acercamiento indirecto - ¿Algo como que? - Pues hay diferentes grados y formas, por ejemplo, si solo la quieres ver bien pasa cerca por ahí, haz como que vas al baño o a pedir algo de la barra, porque ahora que entro en razón el baño está en la dirección opuesta - ¿Que solo valla a pedir algo para verla de cerca? - Pues sí, ¿no? Si con eso no te conformas intenta alguna otra cosa, porque suena difícil que consigas algo más que no sea un rápido vistazo, al menos de que se levante se tope contigo derrame algo sobre ti te pida perdón y aproveches para conocerla, hablen sobre lo malo que fue la película, queden para platicar por FB, salgan algún otro día se enamoren te cases con ella y sean felices para siempre - ¿Tu crees? - … ve por algo a la barra
**CAMBIO DE CAPITULO * Enséñame a conjugar
**CAMBIO DE CAPITULO * Platica con amigo, El - qué tal? -si pues, no es fácil de decir -porque? -esta estúpida e infantil contradicción -haha -en serio -…. - Siento el tiempo, siento que es efímero cuando estoy con ella, tan rápido como un parpadeo, tan veloz como un instante, tan fugaz como el brillo que se refleja solo por asomo -haha no seas ridículo -por el otro lado siento que dura para siempre, siento que mis pensamientos discuten por horas y horas sin llegar a una conclusión y antes de que me dé cuenta ya le dije alguna estupidez sin sentido, también me pregunto qué piensa ella de mí, una duda que parece eterna, parece que la tengo desde que la conozco -aja -y tengo miedo de tener esa duda por siempre -no te preocupes, nadie vive para siempre -mientras yo esté consciente así va ser, “mi” para siempre, el para siempre de alguien más es ajeno a mis pensamientos y menos cuando mi cabeza está llena de dudas sobre ella, de dudas sobre mí, de dudas sobre nosotros -tienes un “nosotros”? - sí, ¿no? Aunque fuese un nosotros como amigos, nosotros como conocidos o nosotros como extraños, aunque sea un nosotros como fantasía, siempre existe un nosotros. -haha creo que lo piensas mucho y tus problemas son muy sencillos -es lo que más me molesta, estoy consciente de que mis pesares son una ridiculez en comparación, no estoy haciendo más que imaginar problemas como un adolecente, pero eso también es culpa de ella, ella me pone así, esto no me pasa por ninguna otra -ahora es culpa de ella? -claro, siempre lo es… -hahaha -cuando haces algo y tienes a alguien en mente lo haces por esa persona -hahahaha o para sobrevivir, digo tu sabes, funciones básicas e instintos hahahaha -no… me refiero a porque no tendría caso! Si te levantas y piensas en ella es porque esperas ese día poder verla o hablarle, bajas y desayunas, aunque no tengas hambre porque con el estómago vacío te podría traicionar y sonar y hacerte ver mal enfrente de ella, eso sería vergonzoso además dicen que si ayunas pudieses tener mal aliento y entonces te daría pena hablar con ella, y tú quieres llegar con toda la confianza del mundo y hablarle -estás loco viejo -después estudias o trabajas porque estás pensando en todas las cosas que podría querer ella, al final del día haces más actividades, talvez tocas el piano porque piensas que ella es interesante y no te puedes quedar atrás. Finalizas con un poco de caminata por el parque porque pues, se ve que ella se cuida y piensas que obviamente ella buscaría lo mismo, ¿porque buscaría menos? ¿Porque ella que es tan perfecta se conformaría con menos de lo que ella te da? No tiene sentido, si al final lo que quieres es que ella te tenga y nada más, con eso en mente te vas a dormir por las noches o quizás primero veas esa serie que ella te recomendó porque esta “buenísima” y es buen tema de conversación cuando no te salen tus palabras, solo usas los diálogos y das una opinión positiva, a veces cambias y le dices que no te gusto porque quieres ser interesante para ella -… - después de todo esto te vas a dormir pensando en que mañana será otro día, otra oportunidad para acercarte a ella, porque si no, qué sentido tiene esta vida si no está ella -haha entonces insinúas que, si ella no te amara y se casara con alguien más, tu vida no tendría sentido? ¿Te suicidarías? -por supuesto que no, no sería capaz de hacerle eso a ella…. Viviría con el dolor y la amargura, pero no me mataría, jamás, porque sé que eso le haría daño a ella… -pero que idioteces dices? -lo que siento. Siento que puedo seguir viviendo sabiendo que ella es feliz y eso me haría feliz a mí también, creo -No sería una felicidad falsa o postiza, estas siendo muy positivo y compulsivo, creo que se volvió una obsesión, eso que en tu mente es una bella fantasía -cuál es tu obsesión para seguir vivo? -hahaha no tengo ninguna razón para no querer estar vivo -entonces solo vives porque no estás muerto? -hahaha no seas ridículo, tengo una buena vida. Mi familia está completa y tiene sus problemas, pero nada del otro mundo, logre acabar la carrera que amo para conseguir trabajar en lo que me gusta y aunque no tengo novia me rodeo de muchos amigos y amigas que me hacen feliz, no sufro de ninguna enfermedad degenerativa hahaha y tengo una estabilidad económica bastante buena para alguien de mi edad -me da gusto escucharlo -a mí me da contártelo, porque eres parte de mis amistades y me preocupas viejo - haha es que no conoces lo que es solo querer vivir por alguien -no seas tan dramático hahaha esto te ha pasado antes, no sabes si ella es la elegida o si solamente es una chica más -una chica más? ¿Pues cuantas abre tenido? -que yo te conozca? Aparte de esta al menos dos más, ¿hahaha y en tu cabeza? Uffff me imagino que la cuenta no acaba hahahaha -tu crees? -estoy seguro, somos superficiales por naturaleza, no hay duda… todo lo que crees sentir en realidad son reacciones químicas que todos tenemos, es completamente normal. Lo que me saca de onda es la obsesión, la fijación con la que te lo tomas, y aun así no demuestras nada. Te ves como cualquier otro sujeto que intenta coquetear con ella, te ves tan normal como todos los demás -esa es la idea, no creo que ella se encuentre interesada en algún tipo raro -haha entonces si supiera que eres un raro… -no no no, no digas eso -estoy jugando hahaha y lo sabes -ves por eso no quería contarte como me siento, sabía que te ibas a burlar -haha perdón, pero para eso estamos los amigos no? -… -haha así soy disculpa, pero en parte entiendo cómo te sientes y creme respeto tus sentimientos y los tomo en serio, es por eso mismo que me angustio un poco al saber que te sientes así -no te angusties viejo, solo porque pensamos diferente -hahaha tienes razón cada cabeza es un mundo distinto al de todos los demás -ella es mi mundo -sí, si ya te escuche -… -entonces que planeas hacer? ¿Planeas averiguar que siente ella por ti o solo te quedaras aquí viendo la computadora? -sería muy tonto de mi parte intentar algo atrevido como preguntarle directamente o algo por el estilo, llevo mucho tiempo platicando con ella y conociéndola, esperando que ella también me conozca un poco - y si tardas demasiado - ahí siempre está la duda, no hay forma de anticipar el futuro, hago mis predicciones, pero tanto pudiese tener razón como equivocado, yo creo que hay más… -no te vuelvas a poner todo poético -sí, hay más, puede que sea demasiado tarde desde el primer día que le hable, talvez si hubiera realmente nacido para amarla la hubiera conocido antes, bajo otro camino y en otras circunstancias - no que estabas muy seguro de que naciste para amarla? -te lo dije, las dudas… son muchas y la gran mayoría se quedarán así, como simples dudas como simples preguntas, que lo único que se con certeza sobre ellas, es que nunca se van a contestar. Pero en realidad no necesariamente necesite contestarlas, sino más bien que debe pasar algo para que ya no me importen, ¿sabes a lo que me refiero? -no tengo ni idea… -si es como cuando me pregunto si pude haber estado en algún lugar para enamorarla o si había un lugar al que pude haber ido para haber estado con ella en algún momento para poder hacerla sentir atraída a mí, pues esas dudas dejarían de importar, si ella fuese mía, porque sabría que lo logre y no tendría caso pensar en lo demás cuando al final lo logre -no sé cómo explicarlo, pero siento que estas mal -ya tampoco se explicarlo y siento lo mismo -pues no eres más que un manojo de dudas -pues sí, pero de lo único que estoy seguro es que la amo, la amo tanto que sonrió por las mañanas cuando pienso en ella y duermo como un niño embelesado y sonriente porque antes de acostarme sin falta paso al menos 30 minutos todas las noches pensando, como seria a futuro nuestra vida juntos, me imagino como seria estar con ella, a veces con hijos , a veces solos los dos desnudos en la cama, mirándola mientas me mira, amándola mientras me ama, soñándola mientras me sueña, viviendo mientras viva y apreciando lo mismo que ella aprecia. Me meto a mi mundo de fantasía que yo mismo ideó bajo la percepción de que lo que sueño es puramente romántico, que es perfecto, que no hay prejuicio en nuestro amor, pero esencialmente sueño que... ella me ama. Eso es lo que más anhelo. -de cierta forma me parece muy bonito y todo, pero que haces antes? ¿Todo es ella? -pues claro, antes de entrar a mi burbuja de fantasía, llego a la sala de análisis de mi mente, un lugar más frio más claro, más calculado, hago un recuento de todas las interacciones que tuve en el día con ella, después las relaciono con otras interacciones, con toda esta información empiezo a idear estrategias para acércame más a ella, planeo platicas, temas de conversación. Analizo sus palabras detalladamente para que no se me valla a escapar ningún mensaje oculto entre sus oraciones, entre sus expresiones, entre los que nos rodean. Tengo que interpretar también sus alrededores, hay que saber cuándo es buen momento para charlar o cuando seria solo incomodo o te volverás una molestia para ella, es normal que este ocupada y no pueda estar con ella en cada momento. -reitero, si eres un enfermo -talvez… haha, pero créeme que lo hace todo el mundo, seguramente también lo haces -haha noooo, yo no soy un enfermo -entonces eres estúpido? Haha es broma, no, lo haces, pero no te das cuenta, igual que yo planeas, creas estrategias y simulas escenarios en tu mente y optas por tomar el acercamiento que te de mejores resultados, la prueba de ello es el hecho de que estés aquí platicando conmigo, siempre hay un porque… -…. -y es por eso mismo que es importante, probablemente no soy el único con interés seguramente hay otros chicos planeando y trabajando duro para conseguir su corazón, el cual no merece menos que eso -no que serias feliz, aunque ella estuviese con alguien más? -pues sí, pero, ¿qué tal si yo la puedo hacer feliz? Estoy consciente, admito que soy egoísta porque a pesar de todo lo que dije y por más bello y dulce que te lo cuente debo admitir que todo esto en parte es porque la quiero para mi -aja -pero no me lo tomes a mal, si, la amo y quiero hacerla feliz, quiero que sea feliz conmigo, quiero que este a mi lado, soy un poco egoísta pero mi amor va más allá de eso, porque la amo y la adoro tanto que hasta duele, que hasta paso las horas perdiendo la vida, haciendo las cosas en automático, haciendo las cosas solo porque estoy ahí, la amo tanto que puedo pasar por mil tormentos pero si estoy pensando en ella, no tengo tiempo para sufrir, ella es todo lo que tengo en mi conciencia, es todo lo que importa, la amo tanto que sé que estoy mal, la amo tanto que la desesperación que me causa cuando tengo dudas referentes a ella me rompe el alma, me decepciona, me estresa, me causa este problema existencial, en el que quisiera solo vivir para ella y que ella viviera para mi por siempre… pero sé que no es posible. Sé que eso no existe y me decepciona, pero la frustración baja porque imagino que ella me abraza y me dice que todo va a estar bien, entonces en ese momento puedo volver a aceptar el hecho de que solo soy un chico, soñando despierto, acepto que soy finito y no aspiro a ser algo más, todo se vuelve más real y lentamente ella me saca de esa burbuja de dudas y frustraciones, para empezar a imaginar, como cada noche, de nuevo una vida con ella y me pregunto a mí mismo. Que será esta noche? Pero que idiota soy, pensaras, siempre tengo la duda de que es lo que voy a imaginar, créeme es cierto, nunca se o estoy seguro de lo que voy imaginar! Pero siempre es de algo con ella, siempre es de algo que nos causa felicidad y por eso la dejo, dejo a mi mente que tenga riendas sueltas en ese mundo, dejo que mi mente tome control de todo pensamiento, para no percibir nada en el mundo fuera de esta hermosa burbuja, dejo que me lleve por paisajes que no estoy seguro si he visto antes, ¿dejo que nos permita conocer caras de las cuales no recuerdo o talvez sí? Dejo que me guie por recuerdos de los cuales sé que no voy a recordar a detalle, porque al levantarme probablemente no recuerde exactamente las palabras que me dijo pero si recordare que eran tan bellas palabras y que eran dirigidas para mí y eso mi estimado, eso es lo que dejo que mi mente haga en ese mundo lleno de felicidad, ese mundo que está solo en mi cabeza, en el que de vez en cuando me pierdo incluso de día, y así vuelvo a estar en paz con mi imaginación, porque a pesar de que me hace tener pensamientos tan depresivos de vez en cuando, no se compara ni en lo más mínimo con la felicidad que me causa cuando me llevo a ese mundo tan bello y feliz… y puedo descansar, me siento bien y optimista para el próximo día. -wow -disculpa, haha creo que ahora si me pase -no, no, está bien -qué piensas? ¿Esta difícil no? -hahaha pues no tanto, todos tenemos esos mundos de fantasía en la mente, aunque a diferencia de ti a mí me gusta fijar esos sueños como metas y no siempre son los mismos -pero no son sueños, si no estás dormido -haha cierto bueno, esos mundos fantasiosos que imaginas -que imaginas tú? -yo? Pues creo que los míos son más genéricos haha a veces me veo como un campeón internacional de fútbol firmando autógrafos o ganando el campeonato del mundo, otros días pienso que soy el joven multimillonario más rico del mundo y que le regalo islas a toda mi familia y tenemos las cosas más lujos del mundo, a veces también sueño con ella, que es mi novia, que me caso con ella y somos muy felices -ella? -claro, crees que eres el único que puede querer a alguien? -hahaha no perdón, solo me sorprendió un poco, acaso es otra de tus víctimas? -no, igual que tu ella es un amor más sincero, más fantasioso -está bien, entiendo cómo se siente, me da gusto por ti… y no tienes miedos? ¿Ni en tus fantasías? -como? -pues me refiero a que todo con lo que fantasías es posible -haha no creo -quieres ser un buen deportista, rico y amado, hay gente que lo es, hay gente que tiene todo eso y aun así viven decepciones -sí, me pregunto en que fantasías tendrán aquellas personas que para nosotros lo tienen todo -nunca lo puedes tener todos, somos ambiciosos y egoístas por naturaleza, siempre vas a querer algo que no puedes tener -bien para mí y mal para ti -porque lo dices? -porque si lo que dices es cierto entonces yo tendré que darme por vencido en una de mis fantasías, ya sea ser deportista o rico o su amor, pero tu… tu que solo sueñas con ella, que te queda a ti sino más que perderlo todo -tienes razón y eso me asusta, pero que tal si soy la primera persona en el mundo en conseguir todo lo que desea en la vida! -hahaha creo que va más allá, creo que quieres más cosas y ni siquiera te has dado cuenta -puede ser… pero en la actualidad lo único que quiero es a ella… - bueno es tarde -sí, tienes razón, entonces te veo luego -claro, suerte -gracias, pero me esfuerzo para no necesitarla -haha puedes solo desearme surte también y ia -haha suerte amigo -gracias… y… sueña viejo, expande tu mente, hazte a la idea de que todo puede pasar, pero no dejes que te afecte tanto -no te preocupes viejo, estaré bien -eso espero haha nos vemos -Adiós- Mientras se alejaba, le miraba la espalda y empecé a imaginar que tenía alas, por la libertad con la que se expresaba de sus fantasías, por lo amplias de sus expectativas, un sentimiento que algunos lo llamaría – Envidia de la buena. -Así tome mis cosas y camine hacia mi carro pensando en todo lo que le había dicho, no fue como si sintiera que no debí hacerlo, pero tampoco fue un alivio. Solo pensaba, ¿este realmente soy yo verdad? Realmente tendré lo que se necesita para mantener en pie lo que dije, realmente me estoy esforzando tanto como alego, ¿de verdad esa persona que describí soy yo? Nunca he sido tan amable ni modesto, aunque no soy merecedor da nada en especial, en realidad me veo bastante por debajo del promedio en sí. -Talvez ella amaría a la persona que describí – sí, talvez es eso – Seguramente esa es la persona que quiero ser para ella – sin duda alguna… ¿Pero entonces, ese no soy yo? – Pues no, seguramente no – entonces que estoy haciendo, debo convertirme en esa persona… y cambiar quien yo soy…. ¿Estás seguro? – No estoy seguro de nada, más que de una sola cosa, la amo más que a nada en este mundo – entonces te arriesgaras a cambiar, y si eso no es lo que ella quieres -Pues volvería a cambiar –. realmente puedes hacer eso? Con las palabras que usaste describías a alguien que es sin duda, es mucho mejor de lo que eres actualmente. -Así es ella -Así como? -Siempre sacando lo mejor de mí. -sin duda alguna puedo decir que estás loco. -Si yo mismo me lo digo debe ser cierto, estoy loco por ella. -y como vamos a empezar este cambio “trascendental” en tu vida que te llevara al amor de tus sueños? – Ni idea. -creo que hay que empezar con las pequeñas cosas, un cambio a la vez… y de ser posible hacer que ella note los cambios, si eso estuviera muy bien, podríamos ver si hay respuestas positivas o negativas ante los cambios y de esa manera no tendrías que ser una persona diferente de golpe, solo tendríamos que volvernos poco a poco en el hombre de su sueño – Que raro que piense en plural – aaaa es cierto, bueno recuerda que estás loco – hahaha alguien pasa por el estacionamiento y se le queda viendo porque se rio solo camino rápido para sacar las llaves e irme Tengo muy mala memoria, sin duda alguna debo anotar mis cambios y progresos en un doc. Pero y si llegases a convertirte en alguien más, no tienes miedo, ¿el dejar de ser tú? Tonterías todos los años nos volvemos un yo diferente, estamos destinados a cambiar, no somos los mismos que cuando éramos niños, nuestras células han cambiado, siempre somos diferentes personas a lo largo de nuestras vidas… ¿porque le tengo tanto miedo al cambio? Quien sabe lo que vaya a pasar… Nunca sabemos que va a pasar y aun así seguimos con nuestras vidas… ¿Por ella verdad? Siempre por ella.
submitted by Direccionalista to espanol [link] [comments]


2014.10.25 13:23 ApoyoCQP ¿Por qué apoyamos Claro que Podemos? En Podemos [email protected] somos bases.

¿Por qué apoyamos 'Claro que Podemos'?
Seremos claros: para Ganar. Ganar, en mayúsculas. Pero ¿qué cosa es eso de ganar? Lo explicamos.
La salida de esta crisis/estafa se puede resolver de dos formas muy distintas:
Las élites de nuestro país han decidido optar por la segunda vía, han puesto en marcha un programa que nos conduce a vivir menos y peor.
Somos una nueva generación que comparte lo fundamental: nos están saqueando y hay que echarlos y construir modelos políticos al servicio de la ciudadanía y no de las élites. Una generación que sabe que el futuro, de triunfar el programa de las élites, es un bosque quemado para [email protected]. Nuestros jóvenes emigran a ritmos insoportables para cualquier país; nuestros padres están parados o trabajan en precario y nuestros mayores, sin pensiones dignas, están obligados a elegir entre comer o pagar medicamentos.
El 15M tocó una tecla: “mucho cuidado, la pobreza y el subdesarrollo de este pueblo tiene un límite”. Hoy nos encontramos ante posibilidades reales de conquistar el gobierno del país y frenar el saqueo. Tenemos que estar a la altura, mirar al horizonte, ser firmes y tener buen pulso. Nos jugamos que las próximas décadas sean de subdesarrollo o de democracia y dignidad para el país.
Ganar significa, hoy, que las élites no consigan acabar de aplicar su programa. Significa frenar la vía al subdesarrollo en este país. Pero nosotros no elegimos el terreno de la disputa, no elegimos el tablero de juego ni las reglas, las elige el adversario, y hay que saber moverse con cintura en esta situación de posibilidad real de cambio político.
Para hacer esto necesitamos la organización más democrática y eficaz que haya visto nunca este país. Necesitamos la democracia para que sea la ciudadanía quien mande, y la eficacia para que sus decisiones no sean horizontes inalcanzables sino acciones y políticas concretas y reales hechas ley. Necesitamos afrontar esto de una forma que implique que la mayoría que hoy está por el cambio no se vea reducida a una milésima parte, privilegiando a quienes tienen más tiempo libre o menos responsabilidades a su cargo a la hora de participar y hacer política. Necesitamos seguir mirando hacía fuera y seguir cosechando éxitos.
Confiamos pleamente en la máxima de una persona un voto. Y entendemos que [email protected] tenemos derecho a conocer a nuestros cargos a la hora de votarlos. Además, las condiciones para la victoria, que nos vienen dadas desde fuera y que [email protected] no hemos elegido, imponen que un/una secretario/a general tenga más posibilidades a la hora de hacer frente a la tarea de vencer a los partidos del Régimen que una secretaría general colegiada, más coral pero con menos capacidad de representación. Por otro lado, no necesitamos tres portavoces de Podemos, sino miles, tantos como inscritos y activistas haya dispuestos a dar voz a esta iniciativa.
Pero el equipo ClaroQuePodemos no es un equipo formado por las 25 personas que pusieron públicamente su cara en un principio a este proyecto, somos cientos las que apoyamos esta hoja de ruta con la que Ganar está un poco más cerca. Creemos que debemos seguir confiando en el equipo que, cada vez más amplio y plural, ha sido capaz de guiarnos hasta aquí; que nos ha devuelto la ilusión, que nos ha vuelto a hacer creer que sí se puede, que se puede acabar con el empobrecimiento, la corrupción, las puertas giratorias, la desigualdad y el secuestro de la democracia.
Decidimos participar en este proyecto porque deseamos que la gente recupere la soberanía perdida. Consideramos fundamental que todas y todos decidamos sobre todas las cuestiones que nos afectan. Además, consideramos fundamental salir de los ámbitos militantes, de esos espacios de confort en los que tanto tiempo nos hemos movido. Por ello, creemos que las decisiones debe tomarlas la gente, tanto la que tiene tiempo para participar como la que no lo tiene, o lo hace desde sus casas. De no ser así, Podemos no sería una herramienta de participación ciudadana. Un método. Nuestro método.
Los abajo firmantes hemos hecho nuestra la propuesta desde un principio, que se ha transaccionado con un total de 38 equipos, ha recogido centenares de enmiendas de Plaza Podemos, de los círculos y del medio millar de correos que nos han llegado. Tanto es así que los textos se duplicaron en tamaño con respecto a los presentados en septiembre.
El equipo ¡Claro que Podemos! está compuesto por Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Luis Alegre, Carolina Bescansa y [email protected] más. Un buen equipo necesita a los mejores jugadores para ganar el partido, y pensamos que son la mejor baza para liderar este proyecto ilusionante y esperanzador.
Firman
Rafael Mayoral. Madrid. Abogado y asesor PAH. @mayoraltafa
Carlos Fernández Liria. Madrid. Profesor de Filosofía la Universidad Complutense de Madrid
Carmen Romero. Miembro ET Extremadura. Estudiantede CC.PP. @CarmenRomero
Lucia Ayala. Miembro ET Almeria. @Lucia_Andalucia
Nagua Alba. Miembro ET Madrid. @NaguaGou
Guillermo Paños Nieto. Equipo CQP Granada. Estudiante Master. @itoguille
Julio Martínez-Cava. Miembro ET. Universidad Complutense de Madrid Estudiante de postgrado. @juliomtzcava
Clara Serra Sánchez. Podemos Feminismos Madrid. Profesora. @Klaruskaya
Eric Labuske. Equipo CQP Madrid. @ericlabuske
Pablo Fernández Santos. Miembro ET Podemos León. @dorian010
Clara Serrano García. Equipo CQP. Madrid. @Clara_Podemos
Jesús Montero. Miembro ET Podemos Puerta del Ángel. Funcionario de Universidad. @asaltoalscielos
Eduardo Fernández Rubiño. Miembro ET Podemos Madrid. @eduardofrub
Luis Silva Garcia. Equipo CQP Podemos La Rinconada. Enfermero. @SilvaGarciaLuis
Enrique Pérez. Podemos Humanes de Madrid. @DefensaDeMadrid
Jesús Jurado Anaya. Podemos Círculo Triana - Los Remedios (Sevilla). @jjuradoan
Eva García Baños. Podemos Granada. Estudiante Arquitectura Técnica. @eva_arqtec
Vicente Nadal. Podemos Valencia. Social Media Strategist. @vicentenadal
Alberto Vila. Podemos Ferrol. Músico/Columnista/Actor de Doblaje. @al_vila
David Moral. Podemos Pozuelo de Alarcón. Empresario. @im_cto_bitch
Álvaro R.G. Podemos Mérída. Estudiante de Diseño. @user_registrado
Violeta Pérez Ojeda. Podemos Granada. Estudiante CC.PP.
Mari Carmen Romero. Podemos Sevilla. Bióloga. @grisgata
Juan Antonio Gil. Podemos Málaga Oeste. Economista. @juangilpodemos
Obed Arnaldo Santos Pascua. Podemos Cáceres. Técnico Informático
Andrés Maeso Broncano. Podemos Granada. Profesional del Marketing Online @andres_maeso
Miguel A. Siles Gómez. Podemos Martos. Maestro. @misigo78
Javier Coello Hidalgo. Podemos Estrategia RR.SS. Ingeniero de Redes de Teleco @21jch21
José Antonio Santiago Caamaño. Podemos Ferrol. Activista Social
Loreto Arenillas Gómez. Podemos Las Navas del Marqués. Estudiante. @loretoarego
Javier Martínez Rosillo. Podemos Pozo Alcón. Estudiante de Ciencias Políticas. @javiporre
Loic Javier Molinete Silván. Podemos Granada. Estudiante CC.PP. @loic_ms
Rafael Lara Alonso. Podemos Sevilla - Macarena. Biólogo. @fiuski1980
Jorge Fondón Aguilar. Podemos Mérida. Estudiante y profesor
Maria Del Mar Barreiro Gabeiras. Podemos Ferrol. [email protected]
Kiko Vallejo. Podemos Malaga Oeste. Geografo. @vallejo_kiko
Jara Romero Berro. Podemos Sevilla. Matemática y trabajadora en McDonalds. @sonnenroschen
José Rosales Torres. Podemos Torreperogil . @mrjoserosales
Pablo Jesús García Delgado. Podemos Granada. Estudiante. Licenciado en Geografía. @PabloJGDelgado
Fran Casamayor. Podemos 3E. Politólogo. @FranCasamayor
Daniela Vazquez Martinez. Podemos Vigo. Comercial. @piscosaour
Gonzalo Ramos Mateos. Podemos Plasencia. Técnico hostelería. @namaste__
Javier Sánchez Serna. Podemos Murcia.
Rosa Mogollón Calvo. Podemos Cáceres. Funcionaria
Sergio García Alonso. Podemos Plasencia. Técnico en sistemas microinformáticos y redes
Sergio Díaz Calvo. Podemos Collado Villalba. Estudiante. @Sergio_Diaz11
Victor Leal Collado. Podemos Humanes de Madrid. Informatico y Técnico de audiovisuales. @Peloty100x100
Antonia Serrano Cruz. Podemos Don Benito
Miguel de Asis Pulido. Podemos Las Rozas
Juan Miguel Garcia Ruiz. Podemos Don Benito. Electricista (desempleado)
Manuel López Mateos. Podemos Málaga Oeste. Asistente de Aeropuerto. @manuteo1983
Toñi Serrano Cruz. Podemos Don Benito. Peón agrícola
Miguel Rodríguez Baras. Podemos Educación Madrid. Desempleado
Victor Hasim Elexpe Ahamri. Podemos Las Navas del Marqués. Estudiante universitario. @VictorElexpe
Marco Candela. Podemos Moncloa-Chamberí (Madrid). Abogado. @marco_candanga
Julián Macías. Podemos Estrategia en RRSS
Marcos Martínez Romano. Podemos Santander. Activista social y licenciado en Ciencias Políticas. @Kitos_Cant
Javier Rodríguez Paredes. Podemos Don Benito. Desempleado. @jrodrigup
Francisco Javier Pérez Quevedo. Podemos Jun. Músico y Diseñador Web
Carlos Liso. Podemos Moratalaz, Madrid. Ingeniero. @_carlos_LD
Miguel Ángel Rosado Rodríguez. Podemos Villaverde
Luis Angel Aguilar Montero. Podemos Albacete. Activista social y Profesor Jubilado. @luigiaguilar
Jaime Caballer Revenga. Podemos Majadahonda. Estudiante
Leticia Garcia Panal. Podemos Nivar. Psicóloga. @psicolet
Antonio Gordillo Guerrero. Podemos Cáceres. Profesor de universidad. @AGordiGuerrero
Agustín Miguel Salguero. Podemos Navalmoral de la Mata. Bombero
Gregorio Morano Abril. Podemos Cáceres.
María Artacho Reboso. Podemos Rincón de la Victoria. Gestora de formación. @MayArtacho
Lola Ubera. Podemos Fuengirola sohail. Maestra
Begoña Gutiérrez. Podemos Sevilla. Gestora Procesal. @begogv13
Isabel María Morales Aranjuez. Podemos Málaga. Profesora UMA. @isaranjuez
Alfredo Diaz Cardiel Udaondo. Podemos Toledo. Celador
Manuel Jesús Arias Martín. Podemos Toledo. Funcionario. @manueljarias
Manuel Arias Muñoz. Podemos Toledo. Jubilado
Adriana Rguez-Borlado. Podemos Toledo. Psicotrerapeuta
Angel Exposito Ortega. Podemos Ándujar. Transportista. @Exposito_Orteg
Tatiana Montaño Bermejo. Podemos Don Benito. Pensionista. @Tatiana Yumi Sayaka
Javier Becera. Podemos Almería. Periodista. @javierbecerra
José Luis Cano Palomino. Podemos Jaén. Maestro. @osebuil
Ana Terrón Berbel. Podemos Granada. Trabajadora social. @Anabterron
Felix Perez. Podemos Trabajadores de Comunicaciones Técnico en marketing
Josefa Simarro Quesada. Podemos Calders. Enfermera. @pepisimque
Sara Rimer Korsunsky. Podemos Toledo. Arquitecta
Francisco Jorge Vicente. Podemos Mérida. Desempleado. @franki_soy
Gustavo Fabra Sánchez-Garnica. Podemos Toledo. Funcionario
Jose Manuel Valseca Echevarria. Podemos Gelves.
Francisco Jesús Ortega Moncayo. Podemos Dos Hermanas. Técnico de Emergencias Sanitarias
Juan Carlos Suñén Gracía-Vaquero. Podemos El Bierzo. Escritor. @juancarlossunen
M. Ángeles Galván Delgado. Podemos Pozuelo Alarcón. Madrid. @angelesgalvan
M. Angeles Lorente Pérez-Cejuela. Podemos Orgaz. Administrativo
Josefina Garcia Arco. Podemos Nivar. Psicologa. @jose10x100
Juan José Santiago Alcalde. Podemos Sevilla. Economista. @jjosantiago
Iago Moreno. Podemos Canterbury (Inglaterra). Estudiante. @iagomorenopress
Jose Luis Morcillo Garcia. Podemos Guareña. Autónomo
Marta Lopez Diaz. Podemos La Roda
Eduardo García Granado. Podemos Zaragoza. Estudiante. @Edu_Mabbitt
Juan Carlos Nieto Parejo. Podemos Guareña. Desempleado
Juan Romero Borrallo. Podemos Guareña. Trabajador de la Radio. @JuanRomeroSfc
Luis Sandoval Diaz. Podemos Las Navas del Marqués. @abechino
Nuria Olivero Crespo. Podemos Humanes de Madrid
Gema Galván. Podemos Madrid. Funcionario
Felix Sanz Pascual. Podemos Quintanar de la Orden. Veterinario oficial de salud publica
Juan Antonio Marcos Gutiérrez. Podemos La Rinconada. Investigador. @MarcosJAM
Luis Neyra Rambau. Podemos Toledo
Francisca Gutiérrez Ariza. Podemos La Rinconada. Ama de Casa
David Marcos Gutiérrez. Podemos La Rinconada. Informático
Manuel Ramón Marín Gallardo. Podemos La Rinconada
Luis Grande. Podemos Carabanchel-Latina
Miguel Ángel Ortiz de Nicola. Podemos Cerro Amate. Artesano y opositor.
Ana Lahuerta Belmonte. Podemos La Rinconada
Damián Villegas Zapardiel. Podemos Toledo. Periodista. @DamianVillegasZ
Ildefonso Calvo Suero. Podemos Cáceres. Funcionario. @ildefonsocalvo
Eduardo Richart García. Podemos Castilleja de Guzman. Arquitecto Técnico, Sociólogo
Diego García Farrona. Podemos Guareña. Peón agrícola
Maria Teresa Santiago. Podemos La Roda (Albacete). Ama de casa
Jose Casamayor. Podemos La Roda. Comercial
Javier Perez García. Podemos Parla. Empleado de Metro. @YACARETO
Daniel Hierro Fresno. Podemos Almendralejo. Desempleado. @danihife
Isabel Sofía Rodríguez Santos. Podemos Toledo. Educadora Social
Jose Luis García Hidalgo. Podemos Nervion san Pablo Santa Justa
Javier Vivó Braña. Podemos Castilleja de Guzmán. Psicólogo
Yolanda Martín Quemada. Podemos Pozuelo de Alarcon. Periodista
Raquel Córdoba Galindo. Podemos Humanes de Madrid
Javier G. Cerro. Podemos Renta Básica
Manuel Rodriguez. Podemos Plasencia. Desempleado
Fernando La Chica Mera. Podemos La Rinconada. Informático/Programador. @Fernandolachica
Miguel Angel De La Fuente Lombraña. Podemos Valdemoro. @YguelM
Mª del Pilar Rey Miragaya. Podemos Ferrol. Profesora
David Sarria Jimenez. Podemos Otura. Emprendedor. @davidsarria
Salvador Fornell Puertas. Podemos Granada. Fotógrafo. @salvadorfornell
Jesús Domínguez. Podemos Aguadulce. Estudiante
Ana Martín-Pintado Infantes. Podemos Madrid. Periodista. @AAna7777
José Aparicio Moreno. Podemos Barcelona. Ingeniero
Alejandra Sáenz Rodríguez. Podemos Montequinto. Dos Hermanas
Miquel Benítez Porras. Podemos Rubí / Círculo Deportes. Fisioterapeuta/DUE
Alejandro Lomas. Podemos Montequinto.. Dos Hermanas. Autónomo
Nina Alarcó Martinez de Velasco. Podemos Retiro. Informática. @ninuca153
Angel Alonso Gonzalez. Podemos Sada
Isabel Rodríguez Borda. Podemos Santa Perpetua. Funcionaria. @RodrigIsabella
Enrique Martín Esteban. Podemos Tres Cantos. Empleado de banca @ENDIKA59
César González Mendoza. Podemos Complutense de Madrid
Joaquina Alarcó Martinez de Velasco. Podemos Barcelona. Jubilada. @JoaquinaAlarc
Esther Martín Pérez. Podemos Retiro Madrid. Profesora
Luis Alberto Vivó Braña. Podemos Sevilla Este
Y [email protected] más:
https://www.dropbox.com/s/sss7xus3cw87kx0/FIRMAN.pdf?dl=0
submitted by ApoyoCQP to podemos [link] [comments]